Soltar todo y largarse. Otras vacaciones.

Soltar todo y largarse. Otras vacaciones.

Desde hace algunos años, en Uruguay vienen surgiendo en la agenda turística propuestas enfocadas en el llamado “turismo de naturaleza”, una alternativa que busca ganar terreno entre las ofertas para los días en los que reposa el calendario.

Se ha vuelto difícil pensar en el turismo por fuera de los célebres destinos estivales, la publicidad que atesta las pantallas vendiendo infiernos por paraísos, las cotizaciones, los cálculos sobre el provecho de los comerciantes, las especulaciones acerca de su impacto zafral en la economía doméstica y un largo etcétera de lugares comunes de temporada. Playas saturadas, turistas motorizados, avivadas lugareñas: dudosas treguas con la rutina. Desentendidas de todos esos asuntos, para muchas personas viajar –durante los asuetos que arroja el calendario (o los que cada cual pueda ir conquistando a la fuerza)– remite a una actividad que se parece a un estadio superior de la curiosidad. Es bueno saber que, fuera de la oferta habitual, siempre hay buenas propuestas para soltar todo y largarse.

El Grupo de Estudios y Reconocimiento Geográfico del Uruguay (Gergu), por ejemplo, lleva cincuenta años huyendo. Y no sólo de la grasa de las capitales, que ya es mucho decir, sino también de los parlantes del camping a todo trapo, de las multitudes amuchadas bajo la sombrilla y –sobre todo– de los destinos pomposos, encumbrados por la agenda turística mainstream o el periodismo del corazón; y hasta de los cazadores, que en ocasiones trillan los mismos parajes del interior del país donde el grupo ha hecho camino en estos años. Para el Gergu, sin embargo, no se trata precisamente de “turismo”. La organización nació a fines de los años sesenta como iniciativa de algunos estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, con el objetivo de conocer los rincones de Uruguay que no solamente importan por su eventual repercusión en la caja registradora.

“Lo que hacemos, básicamente, es reconocimiento y registro de la flora y la fauna del país”, dice Martha Cabrera (integrante del grupo), como si se tratara de una empresa sin mayores dificultades. Una vez por mes, desde hace medio siglo, el grupo organiza salidas a lugares de Uruguay de importancia por sus características geográficas, su ecosistema o su relevancia histórica. Claro que esto no siempre coincide con los destinos más concurridos, puesto que la organización conserva un interés especial ligado al análisis y al registro de ciertos detalles relacionados con los estudios científicos.

Actualmente son 90 socios los que sostienen el grupo pagando 1.400 pesos por año de cuota social. Entre ellos, Cabrera destaca la presencia de Julio Ángel Fernández, reconocido astrónomo uruguayo, ex decano de la Facultad de Ciencias e integrante de la National Academy of Science, de Estados Unidos, quien ha realizado importantes aportes al campo en el ámbito internacional. No obstante, insiste con que la integración del grupo es sumamente diversa, “hay empleados públicos, panaderos, docentes, estudiantes…”.

Con todo, la consigna es simple. Semanalmente el grupo se reúne en el Ateneo de Montevideo y planifica las salidas. Pese a que algunos son ya viejos conocidos, la propuesta es abierta. “No somos de los que se quedan con reposeras al lado de la carpa. Lo nuestro son caminatas”, cuenta Martha, cuyo destino predilecto son las quebradas del norte del país. “Aunque ya hemos recorrido todos los departamentos, tratamos de no repetir lugares”, narra; “pasamos el día, llevamos un cocinero. Y a veces arreglamos con la gente del lugar, que nos carnea algún animal”. En algunos meses, a instancias del aniversario del grupo, harán una muestra en el museo Mazzoni, de Maldonado, que recupere el medio siglo de recorrido a partir del registro fotográfico de los participantes. Se llamará “El Uruguay desconocido”. Cincuenta años caminando el país y huyendo de la agenda turística. Vaya persistencia en la huida.

 

*Nota del periodista Venancio Acosta publicada en el semanario Brecha el viernes 14 de setiembre de 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published.